¿Por qué es conveniente tener actividad física e intelectual?

actividad física e intelectual

¿Por qué es conveniente tener actividad física e intelectual?

La actividad física e intelectual es fundamental en todas las etapas de la vida, también en la Tercera Edad. Conocer los beneficios que aporta siempre es conveniente para no tener problemas.

Beneficios de mantener una alta actividad física e intelectual en la Tercera Edad

Durante la Tercera Edad, es más importante si cabe cuidarse. Por lo tanto, mantener una cierta actividad física e intelectual (en la medida de nuestras posibilidades) es positivo por dos razones:

  1. Activación del metabolismo y tonificación del sistema muscular. En definitiva, nuestro organismo funcionará mejor y se conservará durante más tiempo. Esto es fundamental para mantener una calidad de vida.
  2. Se mantienen las capacidades cognitivas durante más tiempo. Este aspecto es fundamental, dado que las probabilidades de padecer algún tipo de demencia se reducen. Tendrás más habilidades intelectuales durante más tiempo.

Por lo tanto, realizar este tipo de actividad es saludable y altamente recomendable. Hoy las personas son conscientes de esta necesidad y tienden a cuidarse más. El aumento de la esperanza de vida ha contribuido a ampliar las posibilidades disponibles.

Pautas de comportamiento

Muchas personas se preguntan qué tipo de pautas de comportamiento han de seguir. En la mayoría de los casos, será suficiente con el sentido común. Otras veces, es bueno contar con asesoramiento especializado.

Si tienes algún tipo de contraindicación física, lo mejor es que consultes a un especialista. Quizás no puedes correr o dar largos paseos, pero sí realizar ejercicios en el gimnasio de la residencia. El doctor o fisioterapeuta puede confeccionar una tabla de ejercicios a tu medida.

La segunda pauta que has de considerar es la necesidad de ser constante. No en vano, este tipo de cuestiones son importantes para que la actividad dé sus frutos. De poco sirve iniciarla y saturarse a los dos días por falta de interés. Ten en cuenta que los efectos de la actividad se notan pasados unos días.

El tercer punto, relacionado con el segundo, es el de intentar hacer cosas que nos gusten. No nos engañemos, si nos gusta jugar a las cartas, es más fácil esta actividad. Lo mismo sucede con pasear o correr. Por lo tanto, lo mejor es elegir algunas actividades que nos gusten.

Qué aportan las residencias de la Tercera Edad

La actividad física e intelectual es conveniente y hay lugares donde es más fácil realizarla. Si eres una persona mayor o tienes un ser querido en estas circunstancias, en Palau de Can Sunyer te podemos ayudar.

Somos una residencia de la Tercera Edad que dispone de residencia permanente y centro de día. Contamos con una amplia oferta de instalaciones, con cocina propia, médico, fisioterapeuta, psicólogo, servicios de podología y peluquería y un amplio abanico de actividades.

Otro aspecto importante del centro es la ubicación. Estamos ubicados en el Macizo de Montserrat, a media hora de Barcelona y en un bonito marco paisajístico. Este es un lugar ideal para vivir con tranquilidad.

Si buscas una residencia con todas las prestaciones, no dudes en contactarnos. Estamos convencidos de que te podemos proporcionar lo que estás buscando.

 

Artículos Relacionados