Cómo ayudar a los mayores a sentirse útiles

Cómo ayudar a los mayores a sentirse útiles

Cómo ayudar a los mayores a sentirse útiles

Uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan las personas al llegar a la tercera edad es dejar de hacer muchas cosas que les hacía sentir valiosos. Esto puede influir de forma negativa en su amor propio y su autoestima por lo que debemos hacer todo lo posible por ayudar a los mayores a sentirse útiles.

Claves para ayudar a los mayores a sentirse útiles

Las residencias de mayores son ideales para ayudarles a que se sientan queridos y útiles. En ellas se toma en cuenta a cada persona de manera individual y se trabaja en sus necesidades concretas. Estas son algunas de las cosas que se pueden hacer:

Talleres

Los talleres ayudan a los mayores no solo a aprender cosas nuevas, como adentrarse en el complicado mundo de la tecnología. También les ayuda a elevar su autoestima, pues se ven capaces de hacer cosas nuevas y de que la vida no se acaba ni mucho menos al llegar a la tercera edad. 

En nuestras instalaciones se imparten distintos talleres a los que todos pueden asistir. Los hay de costura, Internet, pintura, lectura y mucho más.

Actividades al aire libre

Nuestros mayores pueden aprender a disfrutar de la vida y de la naturaleza con paseos por el exterior. Hacerles ver que su compañía es del agrado de otros, es también una manera de hacerles sentirse útiles.

Darles autonomía

Es cierto que algunas de las personas que llegan a la tercera edad ya no pueden valerse por sí mismos, pero para aquellos que sí pueden todavía, es necesario dejarles hacer ciertas cosas. 

Posiblemente sean más lentos, o en ocasiones les cueste más de la cuenta, pero permitir que se bañen o que coman solos no les hará sentirse inútiles.

La familia juega un papel importante

Ya en el siglo XXI hemos entendido que ingresar a nuestros seres queridos en una residencia no es ni mucho menos abandonarlos. Por ello, las visitas familiares son muy bienvenidas en nuestro centro, el Palau de Can Sunyer.

¿Cómo pueden colaborar los miembros de la familia para ayudar a los mayores a sentirse útiles? Por ejemplo, pueden pedirles que lean un cuento a los nietos. Quizá pedirles que hagan algo pequeño por nosotros, como arreglar una pulsera, un reloj o darnos una receta que nos gustaba. Hacerles sentir que los necesitamos es el mejor regalo y cuidado que podemos ofrecerle.

Asignarles pequeñas tareas

En una residencia de tercera edad se puede asignar tareas pequeñas a los pacientes. Estas podrían ser regar las plantas una vez a la semana, revisar que las habitaciones están ordenadas, vigilar que todo esté recogido antes de ir a dormir.

Aunque son trabajos de los que se encarga el personal, permitir que ellos hagan una pequeña parte podrá ayudar a los mayores a sentirse útiles.

Todos podemos poner de nuestra parte para que los últimos años de vida de aquellos que más queremos sean de la mayor calidad posible. ¿Estás dispuesto a poner tu granito de arena?

Si tienes alguna duda o pregunta sobre cómo nos encargamos de nuestros pacientes, ven a visitarnos. ¡Te esperamos!

Artículos Relacionados