Cómo elegir una buena residencia de ancianos

residencia de ancianos

Cómo elegir una buena residencia de ancianos

Déjanos decirte que la tarea de escoger una residencia de ancianos en la que tu familiar esté lo bien atendido que necesita y merece no es nada sencilla. De hecho, es muy complicada porque hay muchos aspectos que considerar antes de realizar la elección correcta.

Sin embargo, no es fácil elegir en qué residencia de ancianos va a vivir una persona mayor (pero es una decisión muy pero que muy importante) porque intervienen muchos factores tanto, digamos, físicos, palpables, como emocionales. Desde Palau de Can Sunyer te recomendamos que antes de tomar una decisión, medites mucho, y para ello, te dejamos una serie de cosas que tienes que considerar.

¿Qué tienes que considerar antes de elegir la residencia de ancianos perfecta?

¿Tiene barreras arquitectónicas, o el mayor puede acceder a ella sin problema?

Hay muchos centros de mayores que sí, que cuentan con buenas instalaciones, pero no cuentan con los medios necesarios para que los mayores puedan entrar y salir sin problema. Por ejemplo, en caso de que el anciano tenga una movilidad reducida y necesite ir con bastón o use silla de ruedas, ¿el centro cuenta con alternativas a las escaleras para ellos?

Una residencia de ancianos tiene que adaptarse a las necesidades de cada uno de sus (potenciales) residentes, sean de menos movilidad o de movilidad nula. Tiene que ser accesible, sobre todo teniendo en cuenta que los ancianos pueden sufrir caídas.

¿Y el interior? Naturalmente, también debería estar adaptado para que los residentes puedan moverse por ellas sin tener ningún problema. ¿Cuenta con barandillas en el exterior y en el interior (como por ejemplo en el baño) para facilitar el acceso a los mayores? Que la residencia de ancianos cuente con todo el equipamiento necesario para hacer la vida más fácil a los mayores es fundamental.

¿Proporcionan terapias para favorecer la independencia del anciano?

En gran parte, uno de los mayores problemas de la senectud (y lo que hace que el mayor no se sienta bien consigo mismo) es que no se siente independiente ni capaz de hacer las cosas por sí solo, sea por un problema físico o mental, como distintas demencias.

Una residencia de ancianos debería poder proporcionar terapias para fomentar esa independencia tan necesaria para el mayor, terapias físicas en caso de problemas de movilidad o físicos y mentales para que los mayores sean capaces de lidiar con aquellas afecciones que afectan tanto a la psique.

¿Fomentan que los residentes socialicen entre sí?

Esto también es importante. ¿Cuentan con espacios para favorecer que los residentes charlen entre ellos, jueguen y realicen diferentes actividades en las que se puedan relacionar entre ellos de forma sana y saludable? ¿Dispone de un jardín exterior que pueda hacer las veces de zona de reunión al aire libre?

¿Con qué equipo cuenta la residencia de ancianos?

Sin lugar a dudas, esto es uno de las principales cosas que deberías averiguar. ¿Está capacitado el personal para tratar de forma humana con los mayores, sea cual sea la patología que tengan?

Si quieres más información, siempre puedes venir a visitarnos o haznos cualquier consulta. ¡Tienes las puertas abiertas!

Artículos Relacionados