¿Cómo hacer una cura de una herida sangrienta mayores?

cura-ferida-sagnant

¿Cómo hacer una cura de una herida sangrienta mayores?

Unos consejos para hacer las curas de heridas de manera rápida y segura

Con los años la piel sufre los cambios inevitables del envejecimiento, se vuelve más fina, frágil, más permeable y menos elástica. Las personas mayores pueden sufrir el mismo tipo de heridas que cualquier adulto más joven, aunque con más frecuencia y hay que tener en cuenta si éstas pueden convertirse en heridas agudas o crónicas.

¿Cuales son las heridas más comunes?

  • Herida superficial por un objeto que corta (como un cuchillo). Los bordes de la herida son regulares.
  • Herida por abrasión. Los bordes son irregulares.
  • Herida por arañazo o mordedura de animal o de persona.
  • Herida por un objeto punzante (cuchillo, clavo, aguja).
  • Herida por aplastamiento (contusión). Los bordes son irregulares.

¿Qué haremos ante una herida sangrienta?

Si nos encontramos ante uno de este tipo de herida debemos tratar de mantener la calma y tener claros cuáles son los pasos a seguir:

  1. Lavado de manos y uso de guantes de látex siempre que sea posible.
  2. Limpiar la herida con agua y jabón. Enjuagar con chorro de agua o suero fisiológico desde el centro hasta el exterior. Secar con toques suaves, es preferible el uso de gasas estériles. No se aconseja el uso de algodón ya que este se pega a la lesión.
  3. Si se ha de intentar retirar residuos o suciedad visible que queden en la herida hacerlo dejando correr agua por encima.
  4. No se deben retirar los objetos que puedan estar clavados en la herida, ya que esto podría causar más daño y sangrado. En este caso los sujetaremos para inmovilizarlos y que no produzcan más lesión.
  5. Aplicar una solución antiséptica en spray o con la ayuda de una gasa. No aplicar nunca alcohol.
  6. Proteger la herida con un apósito o vendaje.
  7. Si el sangrado perdura, presionar la herida. Si la herida se encuentra en una extremidad, elevarla. Mantendremos la elevación y la presión durante unos 10 min.
  8. Una vez terminada la cura nos lavaremos las manos de nuevo.

Buscaremos ayuda médica si:

  • El sangrado no se puede controlar
  • La herida precisa de puntos de sutura. Debemos acudir entre las 4-6 primeras horas, ya que pasado este tiempo no se puede suturar.
  • La herida no se puede limpiar con suavidad.
  • Aparecen signos de infección como incremento del dolor, calor, enrojecimiento, inflamación, fiebre, supuración purulenta…
  • La lesión se debe a una mordedura de animal o persona, del pinchazo con una aguja o con otro objeto punzante y/o sucio.
  • La persona no está cubierta por la vacuna del tétanos (dosis administrada en los últimos 10 años)
  • Los bordes no se juntan o son rugosas.
  • El tamaño es superior a 4-5 cm o superior a la palma de la mano de la persona afectada.
  • Deja ver tejido subcutáneo, músculo o hueso.
  • Afecta a articulaciones, manos, pies, ojos y genitales.
  • Penetra en cavidades.
  • Tiene introducido un cuerpo extraño.
  • Para cualquier herida en las piernas si la persona sufre de insuficiencia venosa o arteriopatía de los miembros inferiores.
  • Para cualquier herida en los pies si la persona es diabética, sufre alguna neuropatía, pie diabético o fragilidad capilar.
  • Si la persona está en tratamiento con corticoides o anticoagulante.

Seguir estos consejos le ayudará a evitar cualquier complicación en las heridas superficiales mayores.

Etiquetas:
Raquel Nieto

Enfermera responsable Higiénico-Sanitaria especializada en curas y valoración en demencias y geriatría en general

Artículos Relacionados