Cómo es el día a día en una residencia de ancianos

Cómo es el día a día en una residencia de ancianos

Cómo es el día a día en una residencia de ancianos

Cuando llega el momento de dejar a nuestros seres queridos en una institución de la tercera edad, es normal que nos preocupemos. Pensamos que nadie va a cuidarlos como nosotros, pero en ocasiones no tenemos más remedio que dejar que reciban atención personalizada. Para que evites estas preocupaciones y veas como en Palau Can Sunyer nos encargamos de proporcionar todo lo necesario a las personas de tercera edad, te contamos cómo es el día a día en  nuestra residencia de ancianos.

El día a día de nuestros mayores en una residencia

Dejar a nuestro padre, hermano, tío, o cualquier persona mayor que queramos mucho en una residencia, puede no ser plato de buen gusto para nadie. Quizá no era lo que tenías planeado, pero si te ves en esta situación, es primordial que escojas una buena residencia para tus seres queridos.

En Palau de Can Sunyer, cuidaremos de ellos como se merecen, porque cuando los miramos, los vemos como si fueran nuestros propios familiares. Nos encargamos de que nuestro equipo no solo esté cualificado –lo cual es importante–, sino que, tengan la empatía y la sensibilidad necesaria para tratar a todos con cariño. Lo que conseguimos con esto es crear una gran familia en la que todos se sienten como en casa.

¿Quieres saber cómo es el día a día en una de nuestras instalaciones? ¡Te lo contamos!

  • Desayuno. Como queremos ser una gran familia, desayunamos como tal. Por eso, despertamos a todos para que acudan al desayuno y se relacionen unos con otros. Por supuesto, cada uno de nuestros invitados tiene un cuadrante con la medicina correspondiente, la cual se le da junto con la comida.
  • Revisiones. Tras el desayuno hay quienes necesitan rehabilitación, algún tipo de revisión, bien sea relacionada con la diabetes o con cualquier otra afección.
  • Paseos. Una de las actividades más necesarias que efectuamos por las mañanas son los paseos al aire libre. Aunque hay otras muchas actividades, intentamos que cada uno de nuestros residentes salgan a respirar aire y caminen un poco. Para ello contamos con unas instalaciones exteriores bien preparadas.
  • Actividades. Contamos con un calendario de actividades muy amplio entre las que el residente puede escoger las que más le gusten. Nunca se obliga a nadie a participar en una u otra. Son libre de decidir en cuáles quieren participar o si les gustaría probar algo que no han hecho nunca. Todas las actividades están supervisadas por el personal.
  • Comida. La comida también tiene un horario establecido que suele comenzar a las 13 horas.
  • Siesta y descanso. Tras la comida hay dos hora en las que pueden hacer la sagrada siesta, ver la tele, conversar o leer. Cualquier cosa que les apetezca.
  • Actividades. De nuevo, se realizan actividades por la tarde. Con esto intentamos que todos estén activos. Es posible que su cuerpo les pida tumbarse y dormir, pero las actividades les ayudan a mantenerse activos, a trabajar su mente y su sistema cognitivo.
  • Cena. Y sobre las 20 se sirve la cena. Tras ella, tendrán tiempo para descansar un poco viendo la tele, y tienen una hora en la que dormir.

Por lo tanto, los ancianos necesitan rutinas horarias que los mantengan activos y den sentido a su vida. Nosotros nos preocupamos de ello, tal como has visto en el día a día en una residencia, la nuestra, Palau de Can Sunyer.

 

Artículos Relacionados