Disfrutar de la jubilación en Abrera

jubilación

Disfrutar de la jubilación en Abrera

En el pasado había la creencia de que la jubilación era una etapa pasiva, y nada más lejos de la realidad. Te decimos cómo disfrutar de tu jubilación en Abrera en una residencia especializada.

La jubilación, una oportunidad

Afortunadamente, la esperanza de vida aumenta y, además, también lo hace el bienestar general. No solo vivimos más años sino que, además, lo hacemos en mejores condiciones. Por lo tanto, una persona de 65 años es joven y tiene varias oportunidades que aprovechar. Una residencia de la Tercera Edad en Abrera es tu aliada perfecta por varios motivos que exponemos.

En primer lugar, es probable que ya estés jubilado y eso supone cambios en tu vida cotidiana. Esto significa, por ejemplo, que ya no tienes que ir a trabajar todos los días. Además, también es posible que tus hijos ya estén independizados, de manera que tienes menos responsabilidades. Por otra parte, quizás te apetece tener con quien socializar y no estar todo el día solo. Finalmente, y es importante no olvidarlo, este modelo también sirve para matrimonios, de manera que podéis ir los dos.

Las residencias para la Tercera Edad en Abrera son una oportunidad para estar bien atendido sin que por ello renuncies a tu autonomía. La gran ventaja es que, como las posibilidades son varias, serás tú quien decida cómo organizarse. Vas a estar bien cuidado porque contamos con un equipo de especialistas y profesionales multidisciplinar.

Imagina que, por ejemplo, quieres dedicar tiempo a alguna de tus aficiones preferidas o a estudiar… ahora puedes hacerlo. Además, si estás en una residencia, no te tendrás que preocupar por hacerte la comida o lavar la ropa. Tienes quien lo haga y, créenos, a muchos les compensa. Piénsalo bien, ya has trabajado bastante y, sin estar inactivo, ahora toca hacer lo que te gusta. Si lo ves desde esa perspectiva, una buena residencia para la Tercera Edad en Abrera te ayuda.

¿Cómo funcionan las residencias de la Tercera Edad?

El primer mito que hemos de romper es que las residencias para la Tercera Edad son para todos igual. Eso no es cierto porque habrá que comprobar cuál es tu perfil. A partir de ahí, hay varias posibilidades a tu disposición.

Es posible que quieras pasar solo unas horas al día. Bien, tenemos la posibilidad de Centro de Día donde servimos la comida y que te permite volver a tu casa por la noche. Puede ser, también, que desees estar todo el día. En ese caso, funcionamos como una residencia con todos los servicios, incluyendo comida, Finalmente, se puede dar el caso de que tengas necesidades especiales por razones físicas o intelectuales. Contamos con un servicio personalizado para que ese no sea un problema.

En definitiva, el objetivo es que seas lo más autónomo posible y, lo cierto, es que hoy las residencias se adaptan a tus circunstancias. Puedes considerarlas una oportunidad para ser feliz y aprovechar esta etapa de tu vida, no un lugar de retiro. Te animamos a que nos visites para conocernos mejor.

 

 

Artículos Relacionados