El amor en residencias de ancianos en Abrera

residencias de ancianos en Abrera

El amor en residencias de ancianos en Abrera

No es extraño que en las residencias de ancianos en Abrera haya residentes viudos. Cuando esto sucede, que es muy a menudo, es habitual que estas personas se enamoren de algún compañero o compañera. El amor es un sentimiento natural y forma parte de una vida de calidad. En Palau de Can Sunyer, nuestro equipo profesional se encarga de analizar la situación y comprobar que la relación es sana, que beneficia a los dos residentes y que no se da ningún tipo de abuso.

El amor en residencias de ancianos en Abrera

Como en cualquier edad, las relaciones amorosas son una parte muy importante para la felicidad. Una vida con amor de pareja es una vida de mayor calidad. Además, cuando se encuentra, forma parte de los derechos de las personas mantenerlo y disfrutarlo.

El amor en residencias de ancianos en Abrera surge con naturalidad. Como en cualquier contexto en el que haya personas que convivan juntas. Muchos residentes son personas que se encuentran, físicamente, en plena forma. Personas con emociones que desean expresar. Incluso los residentes que padecen algún tipo de enfermedad de carácter cognitivo tienen la capacidad de amar y el derecho a ser amados. Además, buscar y conseguir una pareja es un buen indicio. Indica que se trata de normalizar la propia vida dentro de las residencias de ancianos en Abrera.

El papel de las familias Cuando Surgen estas relaciones

Por regla general, las familias no suelen entender que surjan relaciones amorosas entre sus padres o abuelos y desconocidos. En parte por el prejuicio de la edad. Pero también debido al apego al progenitor o ascendiente que falta. Sin embargo, la aceptación familiar es básica para garantizar la felicidad del residente.

En las residencias de ancianos en Abrera son de gran importancia las sesiones grupales de información. En ellas, el personal especializado habla con los residentes y procura enseñarles a manejar sus sentimientos. Por una parte de cara a la persona de la que se ha enamorado. Y por otra parte, de cara a la familia. Se trata de un proceso muy importante para la normalización de las relaciones amorosas de las personas mayores.

Cómo Deben actuar los profesionales

Los profesionales de las residencias de ancianos en Abrera Deben ser conscientes de la gran importancia de su papel Cuando surgen relaciones afectivas entre los residentes. En primer lugar, el deber de informar a los propios residentes de sus derechos y de cómo la residencia puede ayudarles, existe y debe cumplirse. En segundo Lugar, deben hacer un seguimiento de la situación. Para evitar situaciones de abuso.

Es necesario que los profesionales desechen sus propios prejuicios. Deben hablar de la situación con naturalidad, sin bromas. Desde el respeto más absoluto que se le debe a una persona adulta. Porque los residentes son adultos con derechos y así es como Deben ser Tratados.

En Palau de Can Sunyer nuestro objetivo principal es garantizar la mejor calidad de vida de nuestros residentes. Y esto incluye el respeto a sus relaciones. Por eso, si estás Buscando residencias de ancianos en Abrera, ponte en contacto con nosotros.

Artículos Relacionados