El buen trato a las personas mayores en residencias para la tercera edad en Papiol

residencias para la tercera edad en Papiol

El buen trato a las personas mayores en residencias para la tercera edad en Papiol

A medida que envejecemos, nos vamos haciendo cada vez más sensibles al modo en que nos tratan los demás. Los ancianos son conscientes de que su cuerpo, y en ocasiones su mente, ya no responden como solían hacerlo. Eso hace que se sientan inseguros. Por eso perciben como ofensas algunas maneras de tratarlos, aunque pueden ser bienintencionadas. Por eso saber en qué consiste el buen trato a las personas mayores en residencias para la tercera edad en Papiol es importante. Así es como trabajamos nosotros.

El respeto a las personas mayores en residencias para la tercera edad en Papiol

Para todas las personas, sean de la edad que sean, el respeto es básico. Para los ancianos, especialmente desde el momento en el que comienzan a vivir en una residencia para la tercera edad en Papiol o en cualquier otro punto de la geografía, se convierte en algo todavía más esencial. Y es que, como decíamos, ellos saben que el tiempo les ha ido restando autonomía. Hablarles de manera condescendiente les hace sentirse menos válidos. Ocurre lo mismo cuando nos dirigimos a ellos despreciando sus opiniones, emociones o deseos.

Por eso, nuestro personal técnico, médico y el resto de personas que trabajamos en Palau de Can Sunyer tratamos a los residentes con el máximo respeto. ¿Y cómo lo hacemos?

  • Practicando una escucha activa para saber cómo se sienten física y emocionalmente
  • No poniéndoles en evidencia cuando se equivocan
  • Tratando a cada residente de manera totalmente personal e individualizada
  • No exigiéndoles que lleven a cabo acciones que sabemos que no pueden realizar

Cuando los mayores son tratados con respeto son más sinceros, más abiertos y es más sencillo atajar problemas de salud. E incluso problemas de adaptación a las residencias para la tercera edad en Papiol.

El afecto en el trato a las personas mayores en residencias para la tercera edad en Papiol

Las residencias para mayores deben ser un hogar. No es la primera vez que hablamos de esto y no será la última. En los hogares el afecto es fundamental. Aunque la primera obligación de la plantilla de una residencia para ancianos es la profesionalidad, tratar a los mayores con afecto siempre mejora su experiencia. No olvidemos que, sobre todo al principio, siempre se da cierta sensación de abandono. Esta puede tener mayor o menor intensidad. Pues bien, unos profesionales afectuosos en el grado adecuado ayudan a aliviar esa sensación.

Este tipo de afecto debe ir acompañado de un trato comprensivo, amable y paciente. Y siempre, en todo momento, evitando tratar a los mayores como niños. Porque los residentes, con o sin problemas cognitivos, son adultos y así merecen ser tratados.

En Palau de Can Sunyer hemos establecido un compromiso con nuestros residentes y con sus familias. Por eso somos una de las residencias para la tercera edad en Papiol mejor valoradas tanto por unos como por otras. Para comprobarlo por ti mismo, basta con que hagas una llamada y conciertes una cita con nosotros. Ven a conocernos, estaremos encantados de recibirte.

 

Artículos Relacionados