Los problemas de salud más frecuentes en ancianos

problemas de salud más frecuentes en ancianos

Los problemas de salud más frecuentes en ancianos

Sin ninguna duda, los problemas de salud más frecuentes en ancianos son las llamadas enfermedades crónicas. Enfermedades que se relacionan con el paso del tiempo y, por tanto, con el envejecimiento.

¿Qué es una enfermedad crónica?

Son enfermedades crónicas aquellos problemas de salud que se sostienen en el tiempo y que progresan de forma lenta. La mayor parte no tienen cura, aunque se pueden tratar para paliar sus efectos y hacer que su avance sea más lento. Cualquier persona puede desarrollar una enfermedad crónica a cualquier edad, pero las mismas forman parte de los problemas de salud más frecuentes en ancianos.

Problemas de salud más frecuentes en ancianos

Artritis y Artrosis

Mientras la artritis consiste en una inflamación en las articulaciones que provoca que las mismas se hinchen, la artrosis suele ser consecuencia de una artritis grave. Ambas forman parte del grupo de problemas de salud más frecuentes en ancianos pero suelen darse más en mujeres que en hombres.

Lo que sucede en la artrosis es que el cartílago de la articulación (dedos, rodilla, codo), se degenera debido a la edad. Esa degeneración provoca dolor al moverse, con lo que se dificulta el movimiento.

En casos normales, los ancianos llevan una vida normal, aunque con tratamiento. Los casos extremos pueden tratarse con cirugía y prótesis.

Diabetes

La diabetes es uno de esos problemas de salud más frecuentes en ancianos que afectan prácticamente a la totalidad de este grupo de población. La inactividad, los malos hábitos alimenticios y el estrés suelen ser sus causas. El anciano puede llevar una vida normal siempre que esté controlado por un especialista y que lleve un tratamiento correcto.

Desnutrición

La desnutrición también forma parte de los problemas de salud más frecuentes en ancianos. Y es que, con la edad, se tiende a perder el apetito. En ocasiones hasta límites que provocan desnutrición. La misma puede derivar en otro tipo de problemas, como anemia o deshidratación. Las residencias de ancianos deben controlar muy de cerca la ingesta de alimentos de los ancianos. Este es el motivo por el que las comidas están monitorizadas y se hacen todas según un horario estricto.

Gripe

Ya hemos hablado largo y tendido de la gripe en artículos anteriores, pero nunca está de más recordar que esta enfermedad tan común puede causar problemas mayores en ancianos. Por eso la prevención es básica en este caso.

Problemas de vista y oído

Tanto el oído como la visión se desgastan con el paso del tiempo. Muchas personas mayores tienen problemas de sordera. En la mayor parte de las ocasiones estos problemas se solucionan con un audífono.

En cuanto a la visión, la presbicia, el glaucoma y las cataratas son algunos de los problemas más habituales. Algunos se solucionan mediante intervención quirúrgica. Otros con gafas.

Hipertensión

La hipertensión es tan común en personas mayores que no se la suele tener en cuenta. Sin embargo, no hacerlo es una imprudencia. La presión arterial alta es una enfermedad crónica que puede llevar a problemas de corazón más difíciles de tratar.

Hipertrofia de próstata

Los hombres de la tercera edad sufren un crecimiento excesivo de la próstata. Es un problema muy común que dificulta la orina, y en los casos más graves pueden aparecer cálculos renales e infecciones. En los casos más graves se puede realizar una intervención para reducir la próstata. Pero lo mejor es prevenir este problema con hábitos que incluyan una buena hidratación y la reducción del alcohol y la cafeína.

En Palau de Can Sunyer estamos preparados para tratar los problemas de salud más frecuentes en ancianos con total profesionalidad y de manera afectuosa. Compruébalo tú mismo.

 

 

Artículos Relacionados