¿Qué hacer y cómo prevenir los accidentes vasculares cerebrales como el ictus?

ictus-embolia-com-actuar-Palau-Can-Sunyer

¿Qué hacer y cómo prevenir los accidentes vasculares cerebrales como el ictus?

Aprende qué es y cómo detectar un caso de embolia o Ictus en un familiar o conocido para reducir las posibles afectaciones

Las embolias, o Ictus, consisten en la rotura de una arteria o bien su taponamiento provocando que no llegue sangre a una parte del cerebro que provoca que se mueran células del tejido cerebral.

La obstrucción o la rotura de una arteria, hace que la sangre no llegue adecuadamente, esto provoca de manera repentina pérdida de funciones. Esta pérdida se produce de manera repentina, y la clave es actuar con rapidez. Esta rapidez entre la aparición de los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento reduce en gran medida la posible aparición de secuelas.

La característica principal es que los signos y síntomas aparecen de forma repentina y hay que actuar con rapidez. De hecho, las posibilidades de recuperarse sin secuelas de un ictus dependen en gran medida del tiempo que pasa entre el inicio de los síntomas y el diagnóstico y el tratamiento definitivo.

¿Cómo actuar ante un caso de Ictus?

Ante un ictus hay que seguir los siguientes pasos:

  • Risa: Permite detectar si la persona tiene dificultades para mover correctamente los músculos de la cara y si hay asimetrías en la movilización.
  • Alzar los dos brazos: Esta acción ayuda a comprobar si hay debilidad o pérdida de fuerza en alguna extremidad superior.
  • Hablar: Muestra si la persona tiene problemas para hablar correctamente.
  • Ictus: si uno o más síntomas aparecen de golpe, puede ser un ictus
  • Actua! el ictus es una urgencia! Llama al 061/112.

¿Quién puede sufrir un ictus? ¿Y por qué?

Todas las personas pueden tener un ictus. Hay factores predisponentes sobre los que no podemos actuar: los años, es decir la edad, a mayor edad más riesgo. Otro factor no modificable es la raza/etnia, las personas de raza negra y latinoamericanas tienen más riesgo. Hay también una posible predisposición genética.

Hay factores que sí son modificables y que por tanto pueden reducir o aumentar el riesgo de tener un ictus. Uno de los principales es el tabaco, las personas fumadoras tienen más riesgo de sufrir eventos cardiovasculares adversos. Otro factor modificable es la hipertensión arterial, el control de la tensión arterial es un elemento preventivo, la tensión arterial alta favorece el riesgo. También aumentan el riesgo de ictus la diabetes mellitus, el colesterol, la obesidad, el sedentarismo y el alcoholismo.

Tener estilos de vida saludables favorece la prevención de eventos cardiovasculares. Una dieta saludable y Mediterráneo es buena. También es aconsejable hacer actividad física de manera habitual y adaptada, 30-45 minutos al día de ejercicio aeróbico, como puede ser caminar, correr, pedalear… Hay que hacer un consumo muy responsable de alcohol y evidentemente no fumar.

Lluis Esteve Balagué
Médico especialista en medicina familiar y comunitaria con 17 años de experiencia en el campo de la geriatría

Artículos Relacionados