Reminiscencia: reflexiones del pasado

reminiscencia

Reminiscencia: reflexiones del pasado

¿Has escuchado hablar de las terapias de reminiscencia? En muchas residencias y centros especializados en demencia es muy común realizar este tipo de actividades. Por ello, queremos que conozcas más en profundidad de qué se trata la reminiscencia y como se puede aplicar en nuestros mayores.

¿Qué es la reminiscencia?

La reminiscencia consiste en pensar o hablar sobre experiencias propias. Por lo tanto, es una buena manera para compartir recuerdos y reflexionar sobre cosas del pasado. La finalidad de esta terapia de reminiscencia es, básicamente, estimular la memoria episódica autobiográfica. De esta forma, conseguimos estimular la atención, el lenguaje expresivo y comprensivo entre otras cosas.

La terapia de reminiscencia se puede realizar de dos formas:

  • Formal: en este caso, es un profesional quien dirigirá la terapia siguiendo una estructura.
  • Informal: es una opción que permite realizar la reminiscencia entre los familiares.

Una de las cosas que debemos tener en cuenta es que durante la terapia de reminiscencia alguno de los participantes tenga problemas para evocar el recuerdo. Esto puede ocurrir porque se tienen recuerdos dolorosos o porque no quieren dar información de otras personas. Además, como en todas las sesiones que se realizan en grupo, habrá personas que participen más que otras. Otras que prefieran escuchar y se sientan más a gusto de esa forma. Por lo tanto, debemos comprender todas las posturas.

¿Cómo hacer terapia de reminiscencia en la tercera edad?

Pues bien, para poder llevar a cabo este tipo de terapia necesitamos un objeto o elemento que desencadene sensaciones y que traiga recuerdos a la mente de nuestros mayores.

A continuación, te proponemos una serie de elementos que se pueden utilizar para realizar la reminiscencia:

  1. Objetos: podemos buscar algún objeto característico que esté ligado a la vida de nuestros mayores. Por ejemplo, algo concreto que evoque recuerdos de la infancia o algún elemento de una boda.
  2. Fotografías: con imágenes podemos hacerles recordar acontecimientos históricos, personajes famosos, recuerdos personales…
  3. Olores: para poner a trabajar este sentido podemos proporcionarle algún olor característico como por ejemplo una colonia.
  4. Música: es un elemento muy importante para desencadenar sensaciones. Por lo tanto, debemos conocer muy bien a la persona y elegir música adecuada. Por ejemplo, alguna canción con la que se enamoró, grabaciones de radio, etc.

Como ves, para poder realizar una terapia de reminiscencia basta con utilizar algún elemento que sea capaz de estimular los sentidos de nuestras personas mayores. Siempre es importante tener en cuenta las capacidades de cada uno.

Hasta aquí el artículo sobre reminiscencia. Esperamos que te haya servido de ayuda. Si tienes cualquier duda, puedes ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de poder atenderte.

Recuerda, en Palau de Can Sunyer, tenemos un equipo profesional que garantiza el bienestar de los residentes. Además, somos una residencia especializada en casos de demencia y alzheimer. Por lo tanto, si estás interesado en conocer nuestras instalaciones, no lo dudes.

Te dejamos algunos artículos que pueden ser de tu interés:

¿Por qué es necesaria una residencia para personas mayores?

La importancia del cuidador de personas mayores

Artículos Relacionados