El síndrome de Diógenes: síntomas y cómo evitarlo

síndrome de Diógenes

El síndrome de Diógenes: síntomas y cómo evitarlo

El síndrome de Diógenes es uno de los trastornos más habituales en las personas de mayor edad. En este artículo explicamos en qué consiste, los síntomas más comunes y cómo evitarlo.

Qué es el síndrome de Diógenes

El síndrome de Diógenes responde a una problemática compleja consistente en que una persona o varias acumula enseres en su domicilio hasta extremos insalubles. Esta problemática es habitual en personas de la Tercera Edad que residen solas, aunque ya hay casos de personas más jóvenes. De hecho, ya hay personas de menos de 50 años diagnosticadas. También es posible que esta situación se dé en parejas.

Si bien la tipificación del síndrome es reciente, no es menos cierto que estos comportamientos han existido siempre. El nombre se puso en honor del filósofo cínico Diógenes, de quien se decía que vivía en un tonel como si fuese un perro.

Cómo detectar el síndrome de Diógenes

Hay varias maneras de detectar el síndrome de Diógenes. Para que se dé este caso, se tienen que unir una serie de circunstancias. Aunque es un profesional el que tendrá que diagnosticarlo, sí hay determinados detalles que nos alertarán:

  1. Cuando una persona empieza a acumular periódicos u objetos que no necesita. Ahora bien, para ello es imprescindible que esta acumulación sea dilatada en el tiempo y que llegue a ocupar estancias como la bañera o la cocina. También puede suceder que la persona empiece a acumular bolsas de basura.
  2. Descuido notorio del aseo personal. Aunque esta circunstancia se puede confundir con una demencia, la persona con síndrome de Diógenes puede ser lúcida pero ha perdido el interés por la limpieza. Si ves esto, es posible que haya un problema importante.
  3. Aislamiento creciente. Este factor suele ser el que desencadena los demás, porque una persona que esté monitorizada diariamente no llegará a padecer el síndrome. Por este motivo, esta dolencia se ceba en personas que no tienen familia o que tienen muy poca relación con esta.

Como prevención general, si sospechas que un familiar padece este síndrome, es bueno que lo visites. El mejor consejo es mantener una relación lo suficientemente fluida para ver si hay algún problema. De esta forma, será mucho más sencillo evitar problemas.

Conclusión

Quizás tienes un ser querido con problemas pero no puedes vivir con él. Cuando esto sucede, una buena solución es dirigirte a una residencia de la Tercera Edad. En Palau de Can Sunyer contamos con un equipo de profesionales en geriatría, medicina, psicología y fisioterapia para tratar todo tipo de casos. Las residencias son la mejor opción si no nos podemos hacer cargo de nuestros familiares porque no tenemos conocimientos. Ser conscientes de esta circunstancia es importante.

Si quieres que tu familiar esté bien tratado, no dudes en contactarnos. Estamos convencidos de que te podemos echar una mano en este proceso. Las residencias de la Tercera Edad son un buen lugar para que los mayores tengan una vida confortable y activa. Llámanos y te daremos más detalles de todas las opciones que tienes a tu alcance.

 

Artículos Relacionados